Swan Lake Act1

Ella era una bailarina y sabia lo que era bailar con el abdomen bien apretado. De niña  la inscribieron en aquella escuela y hasta sus eternidades se le vio mover los pies al ritmo de Tchaickovsky. No era bonita pero se volvía hermosa al ejecutar  su Glissade en perfecta armonía y perfección. Cuando yo la conocí era mas bien rubia, pero según la fotografía que me mostró, el paso del tiempo y las modas fugases le volvieron el cabello castaño y canela. Pero a pesar de esas modas que influyen tanto en ropa como en carácter, ella se mantuvo mas bien, estética en personalidad: No le gustaba platicar, era seria, centrada en sus deberes siempre con un Tutu (magnifica palabra) violeta se le veía ensayar a eso de las 6 en el salón de los espejos.

No tenia novio ni lo tendría, no podía decirse que tuviera amigos y de estos como del otro tampoco tendría. Su vida era el Ballet. Ballet amante, amigo y compañía. Comia sola o con su maestra en un restaurante cerca de la calle Jimenez, ahí vine a conocerle una mañana de mucho viento. Ella me contó su historia tal y cual la cuento hoy… mas otros detalles sobre los salones en Bellas Artes y los teatros del mundo donde fue aplaudida. Platicamos sobre el Acto IV de Swan Lake y le sorprendió que una simple mesera conociera ese ritmo y que yo, una simple mesera que no conoce de métrica, hablara con tanta intensidad de aquella música.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s