De noche.

La luna se le acomodo perfecto en el cabello, con su luz se ilumino la mirada y paso un buen rato  buscando estrellas que le combinaran. Entonces se dirigió a bailar y durante un minuto cósmico fue de allá para acá meciéndose en el aire del salón como ramas de árbol despeinadas por el viento.

Despertó de aquel sueño para darse cuenta que mayo sigue siendo eterno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s