El Dr. Hannibal Lecter o como lo universal encuentra su semilla en lo más (fortuitamente) particular…

Poco me importo oír que Hannibal Lecter había sido inspirado en un tal Dr. Salazar que vivía en Monterrey. No me malinterpreten, sigo siendo la amante pasional de la cultura pop universal pero en verdad pensé que era una de esas nacadas que a  la gente (yo incluida) le llama la atención porque  la hacen sentir que Monterrey, su Monterrey, mi Monterrey, nuestro Monterrey, es tierra de grandezas o de individuos importantes, trascendentes o diferentes.. y me daba un poco de rabia que encontraran en un asesino aquel orgullo del cual muchas veces soy participe.

Había pasado una semana de esa noticia y la rabia me seguía haciendo inmune a la curiosidad o morbo de culturizarme sobre el tema. Todo iba bien, hasta que los chavos de un consultorio me pasaron como de costumbre un bonche de viejos periódicos El Norte.

Leyendo en un sillón las noticias que ya no son noticia sobre el tren descarrilado, el petróleo, el aumento a la gasolina, el estreno de Wolverine el ¨inmoral¨ (Vi que en un cine de Cuauhtémoc le quitaron la T hahaha ;P) di con el artículo que había ignorado: Tras la pista del Hannibal regio.

 La historia que exponía el articulo es muy simple: Thomas Harris escribe el prologo para el 25 aniversario de su libro ¨The Silence of the Lambs¨ AKA “El Silencio de los Inocentes”. The Times en Londres publica una parte de este prologo, precisamente la parte en la que se revela el misterio sobre el tan especulado asesino que inspiro la creación del Dr. Hannibal Lecter, un personaje literario por demás terrible y complejo. Sí! El misterio que a algunos perturbaba seria desmantelado y ….Bammm! ¡Todos se llevaron una sorpresa!

Durante años algunos curiosos amantes del tema, especularon respecto a la identidad de la musa de Thomas Harris. Muchos apuntaron a diversos nombres de asesinos-caníbales-psicópatas la mayoría estadounidenses, ante esto Harris solo guardo silencio. 

A una frontera de distancia de todos estos psicópatas vivía un tal Dr. Salazar un preso del Penal del Topo Chico condenado a pena de muerte por el asesinato de otro doctor y otros rollos de terminología legal. Era este olvidado y desconocido criminal  quien verdaderamente había sembrado en Harris la semilla de lo que en un futuro seria el personaje del Dr. Hannibal Lecter.
Antes de continuar demostrando toda mi erudición sobre el tema, quisiera explicar la razón de mi interés por este para que entiendan que más que un dato cultural es ya una cuestión meramente personal.  Les decía que leía el periódico en la comodidad de mi sillón cuando di con el articulo de “ El Hannibal Regio”. Decidí leerlo porque pensé que por más rabia que me diera la noticia, no estaba de más saber  de qué y quien se trataba. Entendí entonces que el Dr. Salazar era en realidad el pseudónimo que Harris utilizo para cubrir la identidad del verdadero doctor: el doctor Alfredo Balli Treviño. Este fue juzgado y sentenciado a la pena de muerte por el asesinato de Jesús Castillo Rangel. La nota decía que lo había asesinado en su consultorio ubicado en Colonia Talleres. Trrrrruuuggg (Ruido de la cinta rebobinándose) Si, había leído bien.. la benemérita, hermosa, folclórica y popular Colonia Talleres. La Talleres lugar donde crecí y pase mi niñez tranquila y los ser o no ser de mi adolescencia hamletiana..
Para este punto, ustedes deben entender que la noticia se volvía algo personal.. es decir, ese hombre que sembró en la mente de Harris la semilla del Dr. Hannibal Lecter un personaje malévolo cargado de complejidad, que se consagro en el mundo de la cultura popular por la actuación de Sir Anthony Hopkins, quien de hecho se llevo un Oscar por la interpretación de Hannibal, el mismo personaje que dejo y seguirá dejando en las nuevas generación un hilito de frivolidad al ver como atormenta al inspector con su frase: “I´m giving serious thought.. to eating  your wife”. Si ese personaje.. había sido inspirado en un asesino cuyo crimen fue cometido en la colonia donde vivía.. tal vez en mi casa.. tal vez la del vecino. Tenía que saberlo!

Emprendí  una investigación sobre el tema tanto en internet como  de boca en boca. En mis primero movimientos descubrí que al salir de la cárcel, el Dr. Siguió consultando en el mismo lugar donde había matado a su víctima.. Ahí en la colonia talleres. Para este punto, olvidateee! la imaginación volaba mi cerebro. Estaba segura que no se trataba de mi casa pero quizá era un vecino que conocía. Mi investigación se agudizo y muchos cosas salieron de ella.. como no tengo nada que hacer con todos los datos que recabe aquí se los dejo, como dice la raza,  por si andaban con el pendiente.

Los  hechos:

En octubre de 1959 el doctor Alfredo Balli Treviño asesina en su consultorio de la colonia talleres a Jesús Castillo Rangel. ¨Medico Destaza vivo a un joven en su consultorio¨ era el encabezado de los diarios de la ciudad. Según un artículo publicado en la revista Proceso (7/11/2006) los hechos ocurrieron de la siguiente forma:

¨Ballí Treviño acudió, como de costumbre, con Castillo Rangel, cuando se le presentaba un apuro económico para que le prestara dinero . En esa ocasión, el médico accedió, pero al abrir el botiquín, Ballí se percató de que portaba unos cinco mil pesos que le exigió “porque si no se lo chingaba” Ante la negativa del médico, Ballí cogió un bisturí y degolló al facultativo Castillo Rangel cayó al piso con la yugular cercenada, pero no murió, por lo que su victimario lo arrastró hasta el baño, donde abrió la regadera y ensanchó con el bisturí la herida para apresurar la muerte. Luego del crimen, Ballí acudió con su amigo Francisco Carrera Villarreal, chofer del médico (..)
Ballí y Carrera fueron a un solar para enterar el cadáver que el primero había descuartizado. Para hacer el agujero, le pidieron a un tío de Carrera (..) una barra de acero. Cuando los dos se retiraron, el tío de Carrera se acercó al agujero y encontró restos humanos semienterrados, por lo que dio aviso a la policía, que detuvo a Ballí y a su cómplice¨

El encuentro fortuito
En 1963 un joven Thomas Harris viaja a la ciudad de Monterrey para entrevistarse en el penal del topo chico con Dykes Askew Simmons un norteamericano condenado a la pena de muerte por el asesinato de tres personas en la carretera a Laredo. Para complementar su nota Thomas Harris entrevisto al ´Doctor Salazar´ ya que este  había ayudado a curar a Dykes Askew Simmons  cuando en un intento de fuga se había lesionado fuertemente. Harris tenia 23 años, el Dr. Salazar comenzaba sus 30s.

Lo que sucedió después

Thomas Harris

En 1981 Tomas Harris publica Dragón Rojo primera novela donde aparece el personaje del Dr. Hannibal Lecter un brillante psiquiatra con una vida privada de caníbal-asesino en serie. Ya en 1988 (y para festejar mi nacimiento) publica su famoso libro “El silencio de los inocentes” donde es Lecter el protagonista de la historia. Después en 1999 escribió Hannibal la continuación de su anterior libro y por ultimo en 2006 nos complemento la historia con Hannibal: El origen del mal. Todos estos libros también fueron llevados al cine con mayor o menor éxito.

El Dr. Balli Treviño

Como broma de la vida, el año en que Harris publico su novela coincidió con el mismo año en que el Dr. Balli Treviño salió de la cárcel. Su pena de muerte se había transformado en 20 años de prisión y así fue como en 1981 el Dr. Balli podía “Presumir” de ser la última persona condenada a muerte en México. Por ese detalle histórico en Diciembre de 2008 el periódico Milenio lo entrevisto y es gracias a esa entrevista que sabemos lo que ocurrió con su vida después de la cárcel: Regreso al consultorio, el mismo donde había cometido el asesinato y era ahí donde se dedicaba a consultar a personas de la tercera edad.  Además se dedicaba a cuidar sus padres quienes ya rebasaban los 100 años de edad. Un detalle curioso que encontré en internet: Alguna vez Balli Treviño se encontró en un supermercado al Sr. Juez o abogado o noseque Marco Antonio Lejia Moreno quien en 1961 había dictado su sentencia de pena de muerte, se saludaron cordialmente.
La fecha de muerte del doctor no se sabe con exactitud al parecer ocurrió en 2010.

Cuando las historias se conectan

Diego Enrique Osorno es un reportero de Monterrey a quien Harris contacto para conseguir información sobre un asesino – conocido en la prensa como “el hombre lobo de nuevo león” quien estaba preso en prisión estatal de nuevo león a finales de los años 1950 y los 1960. No sé su nombre-  le dijo Harris en un correo y adjunto otra información sobre la ocupación y  crimen del susodicho y el nombre de los reporteros que cubrieron la nota de Dykes Askew Simmons.  

Según relata el Diego Enrique Osorno en el sitio de internet Vice.com la tarea parecía fácil con tantos detalles pero la realidad fue que ni él ni ninguno de los que considero expertos en el tema supieron darle información al respecto. Recibió de Harris un par de correos más con más datos sobre el crimen para facilitarle el trabajo, en ambos correos Harris fue muy claro “La identidad del médico es mi principal interés y ningún detalle acerca de él.”  
Con ayuda de su novia Diego Enrique Osorno resolvió el enigma de la identidad de aquel preso. El ya mencionado Dr. Alfredo Balli Treviño. Recopilo información, la envió a Harris y este le respondió agradeciéndole su ayuda y explicándole que la información la requería para el prologo del 25 aniversario de su libro “El silencio de los inocentes”.

El día que The Times en Londres adelanto el prologo de Thomas Harris todo esto salió a la luz y los periódicos y sitios de internet se llenaron con notas al respecto. El prologo de Harris dice en parte:

“El Dr. Salazar (lo llamaré así para proteger su verdadera identidad) era hombre pequeño, ágil y con cabello rojo oscuro. Se quedaba muy quieto y había cierta elegancia en él. Horas después de que platicamos, un carcelero me reveló que el doctor era un asesino y que como cirujano podría empaquetar a su víctima en una caja sorprendentemente pequeña”

Aquí se acaban mis datos sobre este caso. Encontré otros muy mmm sospechosos? como que el Dr. Balli sabia que él había inspirado a Hannibal y hasta hacían burla de eso en su casa… pero no vale la pena relatarlos, estos son los hechos. Como es un hecho que todos buscaban en criminales caníbales los orígenes de Hannibal, cuando fue la actitud y no el crimen, es decir el porte y la profundes de pensamiento de este doctor  lo que marco a Thomas Harris.
No vamos a decir que el Dr. Balli Treviño es Hannibal, así como tampoco vamos a decir que la finca bananera en cuya entrada colgaba el letrero de Macondo es literalmente el Macondo que Gabriel Garcia Marquez ideo. Lo que si queda claro que mandar buscar información sobre este asesino casi 50 años después e incluirlo en el prologo demuestra lo mucho que influencio el pensamiento de Thomas Harris. Me equivoque al prejuzgar la nota.. todo esto es  para mi por demás interesante.

 Aquí se acaba esta historia y comienza una mucho mas terrorífica, la de nuestra realidad donde la pena de muerte es un asunto aun a discusión.

Yo no voy a hablar de estar a favor o en contra, pero desde hoy y para siempre me hará ruido pensar que por mi banqueta pasaba la última persona sentenciada a muerte en mi país, quien además fue la semilla del Dr. Hannibal Lecter.

A este hombre sus crimines no le habían pasado inadvertidos pues en la colonia aun quedaba un eco de que el Dr. había sido un asesino. Era un eco porque esa información no formaba parte en los de mi generación. Yo era su vecina y no recuerdo haber escuchado algo al respecto.. Vivíamos a aprox. 200 metros de distancia. Por lo que recuerdo (al mirar su fotografía tuve la sorpresa de ver un rostro conocido) y por lo que la gente de la colonia recuerda podemos concluir que “él vivía su vida y sus vecinos vivían con ello” me parece increíble pensar que al salir de la cárcel no cambio de ciudad ni se cambio el nombre… vamos! ni siquiera se cambio de colonia..! Lo cual me indica que de una manera u otra debio ser una persona con una mente muy compleja.

 Yo no sé si el hecho de ser un vecino inofensivo significa que se reformo o no, tampoco puedo responder la pregunta universal de si la gente cambia y no puedo asegurar nada sobre este ni ningún otro preso, ex preso, vecino o persona políticamente correcta, pero les puedo decir que al menos inspiraba confianza tan así que mi mama llevo a consultar a mi hermana aun y cuando su tía le recordaba que ese doctor había matado a alguien.

Así las cosas.. Sigamos con nuestras vidas! Nunca hay que prejuzgar nada.. ni un encabezado en el periódico ni lo que el tiempo puede hacer por un alma perturbada o con la imaginación de un joven periodista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s