Sol.

No se que tan inmoral sea publicar abiertamente lo que alguien te envio a la “privasidad” de tu bandeja de entrada… entre carpeta y carpeta se van acomulando “Hojas” llenas de letras capaces de robarte una sonrisa… tengo mucho correos que de verdad me son importantes… pero hay uno en particular que parece jugar con mi memoria… cada vez que lo leo parece que encuentro algo que no lei las pasadas 40 veces… es un correo de hace algunos anios (increiblemente) digo algunos.. pero ahora son bastantes y cada dia que pasa me separan mas de todo lo que todas esas palabras significaban… lo quiero publicar aqui porque de vez en cuando me pongo a leer mi blog para acordarme de cosas que me son importantes (Ya se tengo un problema jaja pero eso es bronca del  psicólogo que aun no contrato) cosa que muy raramente hago con mi correo.. y este mail me es tan importante porque me recuerda día felices llenos de música… tal vez un día elimine este post porque me de cuenta que no fue correcto publicarlo.. pero hoy la casualidad lo puso en mi camino y el sentimiento de publicarlo nació.

Omiti un par de parrafos que evidencian la identidad de la persona (y algunas cosas que pensabamos de nuestros contemporáneos jeje) y me hubiera gustado omitir tambien el primer párrafo.. pero en vista de que los lectores de este blog son primero escasos y segundo desconocidos no veo porque preocuparme… (aunque confieso que la idea de picar el boton publicar me genera un ansia increible… sobre todo de que el autor lo encuentre aquí tan públicamente expuesto..)

Todo esto lo escribió un amigo (Quienes me conocen al instante sabrán quien fue) me gustaba pensar que el era mi amigo intelectual… y yo me sentía bien intelectual respondiendo jajaja obviamente no era el caso… es como las cartas de Einstein y Born… la verdad lo que Born dice me vale queso… lo chido es leer lo que el listillo del clan dice ya sea Einstein o el autor intelectual de este escrito…

 

Le pongo letra Italica para agregar dramatismo…

 

Pienso en ti muchas veces en un sólo día. He querido proponerme contar cuántas pero me resulta difícil porque no sé si deba agregar los sueños al conteo, además de que, aunque no lo hiciera, pensar en ti es perderme en un mundo mejor y eso anula la memoria. Por lo menos recuerdo diez sueños en los que has estado. Una de tales mañanas ambigüas en las que no sabemos si ponerles ese nombre porque aún son las horas del día siguiente en que no sale el sol, había tenido uno de esos sueños y en consecuencia iba pensando en ti cuando llegué al negocio de mi familia. En la televisión que tenemos ahi estaban los rostros de Jim Carrie y Kate Winslet. Entendí la conicidencia y me sentí enrarecido. Tú me habías platicado esa pelicula. Tiene un gran final.
 
Me había enojado contigo porque no contestabas mis correos ni me hablabas por teléfono. Pasé por todas las estapas: La frustración, la ira, la aceptación, el deseo de vengaza (el orden obedece a mi naturaleza personal). Sé que si hay alguien en este planeta a quien yo nunca le haría daño eres tú. Al final, en lugar de llegar a una última etapa, las dejé todas de lado. Entendí que se tratan de mi necedad y que tengo que vivir con ello. Pero te sigo recordando. No cambia nada. Llegué a imaginarme que te había sucedido algo terrible, y que por eso te prohibían tiránicamente acceder a una computadora, ya sea de tu casa o porque estabas en un otro sitio en la calle y visitabas de casualidad un cibercafé. Por ello sentí un alivio muy ligero cuando me confestaste que estabas aburrida, que no te sucedía nada. Entonces entré en un dilema, no sé que desarte, si algo aunque sea algo desgradable o nada, y el tedio que también puede ser muy desagradable. Me di cuenta, por ello y por más motivos, que uno no sólo no es libre porque no puede tomar decisiones, sino porque ni siquiera hay opciones en realidad. Nunca. Nunca hay opciones que podríamos elegir aún el que caso de que fueramos unos “nosotros teóricos” y no el animal mecánico que llevamos dentro. Todo me permitió ver que si tú no me buscabas era por que no tenías la opción de buscarme frente a ti, por lo que sea, indiferencia, olvido, un amor tan grande que no quisieras distraerme de mis tareas, un nuevo juguete humano. 
 
Oscar Wilde y Mariliyn Manson casi nunca se equivocan. Borges habría dicho que casi siempre tienen razón ¿Pero cómo saber lo que habría dicho Borges? Borges pudo haber dicho otra cosa, aún cuando haya tomado citas de él. Del mismo modo no puedo saber loq ue piensas. Si ten envio este correo, podrías leerlo sin cambiar en ello un ápice, Y si no lo envio, sería igual. No tengo opciones. Marilyn Manson habría pensado que tú sufres tanto como yo, tal vez fue a una chica como tú a quien le compuso Torniquet (“Ella envuelta en su propia seda”) o In the Shadow of the Valley of the Death (“She´s a burning flag”). Por eso quiero quererte, no por lo que diga en sus canciones ese cantante, por favor. Si no por lo que hay detrás: Una fractura. Esa invisible, casi ajena, pero real fisura nuestra que nos distingue de todos los demás, que nos hace ver tristeza donde los demás (montón de pendejazos) dirían: ¡Qué bonito! Y que hace que para nodotros, a pesar de ello, la tristeza no deje de ser sinónimo de belleza.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s